Por esta razón dejo que mis hijos me vean desnuda

Fundación Argentina de Mujeres Naturistas
Fotografía artística del encuentro de mujeres naturistas y su hijos/as.

FUENTE: Madres Conectadas

Hola, soy Gianny Liranzo, creadora y editora de MadresConectadas.com, y esta es mi historia.

Apasionada por crear y emprender, amante de la lectura, de escribir y compartir lo que descubro. Soy hija, hermana, amiga, esposa y madre de dos maravillosos niños y mi profesión es ingeniería civil. Promuevo el fortalecimiento de los vínculos familiares, una crianza consciente y respetuosa, el bienestar en general, el balance en la vida y la diversión en familia. Mi mayor deseo es ser fuente de inspiración, información y apoyo para todas las que recorremos este camino de la maternidad. Y esta a continuación es mi historia:

Fundación Argentina de Mujeres Naturistas
Celia nos comparte la salida de camping, disfrutando con su familia.

Mis hijos me ven desnuda prácticamente a diario. Me ven cuando voy a entrar a bañarme, me ven cuando salgo a la habitación a cambiarme, entran a la ducha mientras me baño y hasta creo que ya ésa es oficialmente su ocasión favorita para llevarme el pleito armado.

Han pasado por las etapas de verme sin ni siquiera notar que estoy desnuda, luego preguntarme que por qué no tengo pene, luego se han quedado mirándome fijamente con los ojos pegados a mis senos, hasta la etapa en que está el mayor ahora en que verme desnuda le da cierto tipo de risa.

Pronto vendrá en la que me digan: ¡Mamá por Dios ponte ropa que no es necesario!

No se vayan a creer que yo soy el exhibicionismo y la seguridad en persona pues ni cerca de eso, de hecho, como la gran mayoría de las mujeres me veo llena de defectos físicos y “cosas que “arreglar” pero, una vez que mis niños nacieron y empezaron a crecer, tomé la decisión consciente de no contaminarlos a ellos con mis propios complejos.

Quiero que mis hijos tengan una imagen positiva de sí mismos, que se acepten tal cual son, que se sientan cómodos en su propia piel y ese planteamiento que yo misma me hice me reta a liberarme de muchas ideas erróneas sobre cómo debe ser el cuerpo de una mujer y sobre todo liberarme del complejo de no estar ni cerca del rango de la imagen de perfección con la que hemos crecido bombardeados.

Fundación Argentina de Mujeres Naturistas
Patricia y su hijo, en playas de Uruguay. Gentileza de su marido, Francisco.

Quiero que mis hijos, conociendo, viendo y apreciando el cuerpo desnudo de su mamá, vean representado en él un cuerpo de una mujer que ha madurado con los años y las experiencias, una mujer cercana, una mujer como muchas más. Quiero que vean las imperfecciones, las estrías, la celulitis, los senos de la que ha parido y amamantado y eso sencillamente lo registren en su chip como parte de la belleza natural femenina.

Quiero que ellos sean capaces de distinguir lo que los medios le venden y la realidad, y aprecien lo verdadero y sustancial por encima de lo pantalloso y superficial.

En cuestión de la belleza femenina estamos aniquilando poco a poco a las generaciones. A través de la publicidad le ponemos estándares inalcanzables a las niñas para que sean aceptadas y valoradas y ponemos a los niños a tratar de encontrar para sí mismos esa imagen “picture perfect” que las niñas no pueden alcanzar a ser.

Es una batalla donde nadie gana. Todos perdemos. Las niñas pierden su autoestima y hasta su salud física y emocional. Desde revistas hasta catálogos de tiendas, le hacen Photoshop a sus modelos para borrarle la parte interna de los muslos y que se le vea la famosa brecha.

Los niños andan grabando en su subconciente que eso es lo que deben aspirar a encontrar en una mujer para poderla entrar en su sistema como “bella”.

Pues les digo algo, el cuerpo de una mujer es como es y aceptándolo y amándolo nosotras primero, enseñamos a nuestros hijos a aceptar y a amar tanto el nuestro como el propio. Eso los lleva a una valoración saludable de sí mismo y por tanto, a cuidar de su salud con criterio.

Confío en que de alguna forma ellos verán a través de mi cuerpo, uno que no sólo les dió vida, sino que los nutrió, que los acompañó, cuyo olor los hace sentir seguros, cercanos y protegidos. Confío en que aprenderán a valorar las sensaciones que les provoca una persona por encima de su apariencia.

Fundación Argentina de Mujeres Naturistas
Momento natural, habitual y normal en casa de Alfonsina, y la relación con sus hijos Santiago y Felipe.

Creo que con la libertad que manejo la desnudez delante de ellos, con la naturalidad y normalidad que lo hago, mis hijos están siendo expuestos a un modelo positivo en el tema de la sexualidad y la apertura.

Cuando despierte en ellos el interés por las niñas se van a dar cuenta que hay de todo, altas, bajitas, flacas, llenitas, rubias, morenas. Se darán cuenta que el mundo parece un gran anuncio de Benetton y que ellos van a tener que elegir, no entre un mar de clones, sino entre la diversidad.

Espero que su actitud frente a las mujeres en su vida sea de respeto, de valoración, de validación por reconocer la chispa de individualidad en su compañera.

Espero que cuando tengan pareja entiendan que es más que un cuerpo y que cuando ese cuerpo (que pertenece a la persona que aman y con quien decidieron estar) empiece a cambiar, con la edad, con los hijos, las circunstancias, pues lo sigan amando igual, no se aferren a una imagen, no las hagan sentir inseguras, no prefieran o inciten a que se haga una cirugía estética porque no sean capaces de aceptarla.

Espero que recuerden cómo veían a mamá desnuda y lo cómoda que mamá se veía consigo misma y no sólo vivan ellos mismos esa libertad sino que además se la permitan y fomenten a su pareja y que por supuesto se la transmitan a sus hijos e hijas también.

Soy Gianny Liranzo, madre bloguera, reivindicando la belleza natural de la mujer.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!